decines


Feliz navidad a todos. El Buscador. Jorge Bucay
diciembre 25, 2008, 1:17 am
Filed under: General

 

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador…
Un buscador es alguien que busca; no necesariamente alguien que encuentra.
Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.
Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Había aprendido a hacer caso riguroso de estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo. Así que lo dejó todo y partió.
Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó, a lo lejos, Kammir, Un poco antes de llegar al pueblo, le llamó mucho la atención una colina a la derecha del sendero. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores. La rodeaba por completo una especie de pequeña valla de madera lustrada.
Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en aquél lugar.
El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles.
Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de aquel paraíso multicolor.
Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió aquella inscripción sobre una de las piedras:

Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días

Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que aquella piedra no era simplemente una piedra: era una lápida.
Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en aquel lugar.
Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla. Decía:

Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas

El buscador se sintió terriblemente conmocionado.
Aquel hermoso lugar era un cementerio, y cada piedra era una tumba.
Una por una, empezó a leer las lápidas.
Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.
Pero lo que lo conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los once años…
Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.

El cuidador del cementerio pasaba por allí y se acercó.
Lo miró llorar durante un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.
-No, por ningún familiar —dijo el buscador—. ¿Qué pasa en este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que les ha obligado a construir un cementerio de niños?
El anciano sonrió y dijo:
– Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré…:

“Cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta como esta que tengo aquí, para que se la cuelgue al cuello. Es tradición entre nosotros que, a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella:

A la izquierda, qué fue lo disfrutado.
A la derecha, cuánto tiempo duró el gozo.

Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media…?
Y después, la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso…¿Cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?
¿Y el embarazo y el nacimiento del primer hijo…?
¿Y la boda de los amigos?
¿Y el viaje más deseado?
¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?
¿ Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?
¿Horas? ¿Días?

Así, vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos… Cada momento.

Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es para nosotros el único y verdadero tiempo vivido”.

Anuncios


La ola
diciembre 8, 2008, 8:59 am
Filed under: General

Vi ayer esta película.

Y oi ayer las noticias de lo que el “vomitador de palabras Tardá” dijo en un meeting. Y se dice que las palabras estaban fuera de contexto. Pues no hay nada más peligroso que la palabra. Por la palabra ( y más cosas por supuesto, llegó un señor llamado Hitler)

La película habla de si es posible una vuelta del autoritarismo a estas alturas del siglo XXI. Y la respuesta en la peli es claramente que sí. Y yo, después de verla comparto totalmente su criterio. Se ve también en la película el vértigo que le entra a una persona que se convierte en líder de algo que enfervorice a las masas. Le vuelve absolutamente enajenado y es lo que le ha pasado al idiota este de Tardá.

Durante la película me quedé anonadado por dos cosas. Una porque reproduce un hecho real que sucedió en los 60 en Estados Unidos y otra porque es un retrato acertado de la sociedad actual.

Me preocupan los Tardás, los extremistas, los ultras, los intransigentes y tenemos unos cuantos a nuestro alrededor por ejemplo los grupos en los campos de fútbol.

Id a ver la película y sacad vuestras propias conclusiones.



Menuda página me sale
julio 25, 2008, 5:28 pm
Filed under: General
Fijate como caen los viñedos por los lados

Fíjate como caen los viñedos por los lados

Menuda página me está saliendo



Se tienen dos relojes de arena. Uno dura 4 minutos, y el otro 7. Se quieren medir 9 minutos. ¿Cómo se lo puede lograr?
junio 22, 2008, 3:41 pm
Filed under: General

Se tienen dos relojes de arena. Uno dura 4 minutos, y el otro 7. Se quieren medir 9 minutos. ¿Cómo se lo puede lograr?

Solución: Comience los dos relojes de arena al mismo tiempo. Cuando se acabe el de 4 minutos, dele la vuelta. Cuando se acabe el de 7 minutos, delo vuelta. Luego de 1 minuto, se acabará el de 4 minutos (habrán pasado 8 minutos totales), y el de 7 minutos habrá estado corriendo por 1 minuto. Delo vuelta, y cuando termine, un minuto más tarde, habrán pasado 9 minutos totales.  



Matt Harding (2) Pues resulta que te lo cuentan
junio 22, 2008, 9:36 am
Filed under: Viajes | Etiquetas: , ,

Una historia bien maja.

http://www.elmundo.es/navegante/2007/06/11/tecnologia/1181548658.html

Y esta es su página web.

http://www.wherethehellismatt.com/videos.shtml

 



Envidio a Matt Harding.
junio 22, 2008, 9:20 am
Filed under: Viajes | Etiquetas: , , ,

Envidio a Matt Harding. Y al mismo tiempo disfruto con él. Porque es como una ráfaga de aire puro.

¿Qué vivencias puede haber tenido en todos esos sitios?

Y, al  mismo tiempo, parece como si el mundo se le hubiera quedado pequeño.

¿Qué paso por su cabeza? ¿Cómo empezó todo? ¿Cómo empezó todo? Es una bonita historia que me gustaría conocer y que muestra en que según para qué cosas Internet nos aporta. Y mucho.

Me has alegrado el domingo.

Gracias



Restaurante “El Boliche Bacán”
marzo 2, 2008, 1:21 am
Filed under: General | Etiquetas:

otoñoEs un restaurante argentino que no tiene mala pinta. La comida no es espectacular. Es la típica argentina aunque no es el mejor sitio donde la ofrecen.

Pero sí tiene un piano. Y a mitad de la velada se acercó alguien a tocar. Fue un auténtico deleite. Estábamos cerca del piano y nos temíamos que iba a haber demasiado ruido pero fue un acierto.

Empezó con una pieza muy atractiva que no acabábamos de recordar dónde la habíamos oído. Resultó ser Carros de Fuego, en una magnífica interpretación. Y siguió con otras piezas, también muy bien tocadas. Tan solo las tres mesas más cercanas estábamos pendientes de la música dado que las mesas más lejanas posiblemente no la oían demasiado. Al final de cada pieza el pianista se llevaba un aplauso merecido. Y ocurrió algo que me pareció simpático.

 Alguien se puso a silbar acompañando al piano. Y lo hacía de forma tan magnífica que inicialmente pensamos que era el propio pianista. Pero no. Era uno de los comensales que lo acompañaba cuando se retiraba. Al acabar la pieza, rompimos a aplaudir. Pero a ese cliente que se iba le indicamos que ese aplauso no solo iba para el pianista sino para él que tan bien silbaba. Fue un detalle de una noche agradable, en un sitio con algo especial. Y es que eso es lo que busco, noches especiales con gente especial.